Adiós.

•agosto 13, 2007 • 3 comentarios

ciao.gifciao.gif

 

 

 

Simplemente, está noche, quiero decirles adiós.

Parto sin un rumbo fijo, a dónde voy, no lo sé.

Mis pies no responden, simplemente sigo caminando,

no me puedo detener…

 

 

Así que, sin más que decir,

les digo…

hasta pronto mis queridos amigo,

los voy a extrañar.

¡A D I Ó S!

 

 

Mi vida.

•agosto 10, 2007 • 3 comentarios

mi-vida.jpg

Qué sería de la vida sin ti,

sin ti no habría vida,

porque sin vida,

no habría…

Muerte,

mi vida.

Me fui.

•agosto 8, 2007 • 8 comentarios

adios.jpg

Vagando por las calles de esta inmensa ciudad, sin un rumbo fijo,

la mirada perdida, sin nada que ver, no hay nada que ver;

las manos han perdido el tacto, no hay de donde cogerse;

la boca seca, no hay un bebedero, un pozo, todo está seco;

no respiro, no hay aire, el viento ya no sopla a mi alrededor.

Sigo caminando bajo este sol, tan candente como siempre.

Ahora ya nadie me sigue, nadie viene tras de mí,

ni siquiera mi sombra, ya se cansó de andar de tras de mí.

Llego a casa, no hay nadie, los mubles ya no están,

sólo hay un espejo, grande; el marco es de plata,

de un lado hay unos ángeles, muy al estilo barroco;

del otro lado hay unos demonios; arriba un sol y una luna

eclipsándose…en fin.

Todo el interior es blanco,

el techo es azul, si, azul celeste;

el suelo rojo, si, un rojo flamante.

Me paro frente al espejo, no hay nadie allí…

me cubro el rostro con mis manos y

grito :

¿dónde estoy?

¿qué hago aquí?

¿qué pasa?…

Un eco responde, casi murmurando:

tú ya no estás aquí.

Miro hacia todos lados,

no hay nadie más aquí,

y lanzo gestos e injurías,

maldiciones y señas obscenas

al espejo, trato de romperlo y no puedo,

trato de buscarme en él, y no me encuentro,

me he ido…si, ya me fui, ya no pertenezco

a este tiempo, a este espacio, a ti, yo…

ya no me hallo aquí…

Me fui.

 

muerte.jpg

 

Mi epitafio:

Mis huesos serán polvo, si, polvo enamorado.

Más allá de la muerte estaré enamorado.

Mi cuerpo será materia inánime,

pero la memoria de mi amor arderá

cruzando el lago del olvido;

mi cuerpo dejará de ser humano;

mis huesos serán polvo,

pero polvo de un enamorado…

más alla de la muerte…

Virus.

•agosto 7, 2007 • 4 comentarios

corazon.jpg

 

Con la piel infectada

y la mente trastornada.

Creo que no hay cura

para este mal.

 

 

Mis venas infectadas.

A través de ellas circula

tu nombre; ya no corre sangre

en ellas.

Mi memoria está perdida

con tu recuerdo; mis neuronas

ya no razonan, sólo te dibujan.

Mi corazón late,

éste no es normal,

los latidos son como

si mandara señales

en clave Morse

preguntando:

¿Nelly, dónde estás?

Pero no hay respuesta…

el fin de semana es largo.

 

 

Mi mente, mi interior,

mi exterior, han cambiado.

Tengo un virus dentro de mí,

es un virus de…amor,

un virus pasional.

 

La cura:

Está en tus labios, en tus manos,

en tus…

Está en ti.

 

Ven a matar este virus

que está dentro

y fuera de mí.

No quiero morir así.

¡Sálvame!

Cruda de amor.

•agosto 6, 2007 • 4 comentarios

amantes1.jpg

 

La noche y el pensar en ti no me dejaron dormir.

Toda la noche sudando, con escalofríos, con una inmensa sed. Mi boca seca, demasiado. Mi aliento tenía el aroma de tu piel, el sabor de tus besos, el perfume de tu boca y mis manos aún huelen a ti. Yo temblaba, no sabía qué hacer.

Me desperté muy…excitado, pensé en llamar al doctor. Fui por un vaso de agua y un par de aspirinas, pero nada, no podía calmar esta ansiedad. Regrese a la cama, intente dormir, calmarme, comencé a relajarme, incluso, intente poner mi mente en blanco, quizá, así lograría descansar; me hacía mucha falta, claro, después de la noche que pasé contigo; fue la mejor de todas mis noches, ya que, me dejaste exhausto. Pero, cada vez que intentaba poner mi mente en blanco, aparecía el recuerdo, si, el recuerdo de la noche anterior, lo imaginaba y era como si lo viviera de nuevo. Me hizo pensar algo.

Lo que acaeció ayer, me hace pensar que, quizá, pudo haber sido nuestra última noche, y es que fue tan maravillosa la forma en que me sedujiste y, la manera en que me hiciste el amor. Me hiciste de todo, sin inhibiciones; de hecho desde que te vi, hasta tu partida; no te quisiste quedar, debido a que, tienes algunos pendientes, mañana, y los debes de concluir: siempre tan responsable de tus deberes, tan exigente contigo como para todo lo que haces; es tu defecto, quieres que todo salga a la perfección, y la noche de ayer fue tan perfecta que hasta la luna se posó llena, el cielo se estrelló y vimos unas cuantas estrellas fugases…de verdad no sé como lo haces, pero me fascinas.

Me fuiste seduciendo poco a poco, durante la cena, en el jardín. Tu pié desnudo comenzó a acariciar mi pantorrilla, lo ibas subiendo más y más; cogías la copa de vino, deslizando tus dedos…de qué manera. Llevabas la copa hacia tu boca de un modo tan sensual que…entre el juego de tu pié desnudo y la manera, tan seductora de beber el vino…no resistí más y me volqué sobre ti.

Tus manos insaciables me colmaron de caricias, mi corazón latía, sentía que se precipitaba, que iba a explotar; tus besos, tu lengua juguetona, la introducías a mi boca, la meneabas como si fuera una anguila; el movimiento de tus caderas…Tan salvaje el vaivén de ellas, oscilaban como olas furiosas que estallan en los arrecifes; tus senos, tus pezones tan excitado, a punto de explotar, rosando los míos, mientras hincabas tus dientes en mi cuello; tus uñas rasgando mi vientre y mi espalda…dibujabas, con ellas, corazones. Yo, mis manos, mi cuerpo, mi alma, mi mente, mis ojo, todo mi ser dispuesto para ti. Mis manos jugando con tus pezones y tus senos; con esa textura como la de los pétalos de una rosa, así se siente la suavidad de tus senos. Yo, acariciando tu cuerpo, todo, de arriba hacia abajo, y viceversa; mis labios posados en tu vientre de azúcar; mi lengua, hurgando lugares que te pusieran excitada, más; mis brazos te envolvían, mientras la noche hacia de las suyas, mostrándonos a la luna desnuda, llena; el cielo estrellado, nos brindó un par de estrellas fugases; las flores del jardín, al observarnos, florecieron aún más. Fue una noche de excesos, excesos de amor.

Ahora lo entiendo todo, si, ahora que hago la remembranza de lo acontecido, anoche. Ahora se el porque de: los escalofríos, de está inmensa sed, de mi boca seca, demasiado, porque mi aliento tiene el aroma de tu piel, el sabor de tus besos, el perfume de tu boca, y por qué mis manos aún huelen a ti. Ya sé lo que tengo, tengo una cruda de amor, de tu amor, Soledad. Ven a curarme está cruda.

!Soledad!

Como si fuera la primera vez.

•agosto 2, 2007 • 3 comentarios

230picassoamantes51364c.jpg

Cada vez que te veo,

que hablo contigo,

por teléfono,

que me das una cita,

que me haces esperar…

No importa el tiempo

que tenga que esperarte.

 

Cada vez que me besas,

que me abrazas,

que me acaricias,

que te siento

junto de mí…

¡Cómo te extraño!

 

Cada vez que dices:

te quiero, y más,

cuando dices: te amo,

también, si me dices:

adiós, y, cuando te alejas.

 

 

Cada vez que te veo

caminar…tu andar,

la cadencia de tu

andar, el ritmo

de tus caderas…

¡Guauuuu…!!!

 

Cada vez que te recuerdo,

que te pienso,

que te imagino…

Siento mariposas:

¡Cómo si fuera la primera vez!

Hablan los edificios.

•julio 31, 2007 • 2 comentarios

mexico-news-68_4.jpg

¡Ya no aguantamos más!

Más violencia, más daños.

Estamos hartos.

Hace tanto que no dormimos,

que no descansamos…

Ruidos: gritos, sirenas:

de ambulancias y patrullas,

aullar de perros,

maullar de gatos,

estéreos escandalosos,

gritos, y más gritos;

de señoras que riñen

con maridos o con sus hijos,

de ebrios escandalosos…

hasta cuándo va a durar.

Estamos hartos

de que nos

ensucien de sangre.

Nuestras paredes…

Quién las desmancha.

Estamos hartos

de ver como

matan, violan,

secuestran, mutilan,

envician…

Si la gente escuchara,

si abriera sus ojos…

si nosotros pudiéramos hablar,

pero tan sólo somos

unos edificios.

Y los edificios no hablan.